Sienten dolor los insectos

Sienten dolor los insectos

SÍDNEY — Pocas personas dudarían en agarrar un periódico y aplastar una mosca molesta que ha estado zumbando en la cocina durante horas. Pero si alguna vez te has preguntado si los insectos sienten dolor cuando intentas matarlos, un nuevo estudio es el primero en demostrar que no solo los insectos sienten dolor por una lesión, sino que sufren de dolor crónico después de recuperarse de una.

Investigadores de la Universidad de Sídney en Australia dicen que el descubrimiento se basa en investigaciones anteriores de 2003 que encontraron que los insectos experimentan una sensación relacionada con el dolor.

“La gente realmente no piensa en los insectos como seres que sienten algún tipo de dolor”, explica el coautor Greg Neely, profesor asociado en la universidad, en un comunicado. “Pero ya se ha demostrado en muchos animales invertebrados diferentes que pueden detectar y evitar estímulos peligrosos que percibimos como dolorosos. En seres no humanos, llamamos a este sentido ‘nocicepción’, el sentido que detecta estímulos potencialmente dañinos como el calor, el frío o lesiones físicas, pero para simplificar, podemos referirnos a lo que experimentan los insectos como ‘dolor’.

“Entonces sabíamos que los insectos podían sentir ‘dolor'”, continúa, “pero lo que no sabíamos es que una lesión podría llevar a una hipersensibilidad duradera a estímulos normalmente no dolorosos de manera similar a las experiencias de pacientes humanos.”

Las moscas de la fruta muestran signos de dolor crónico incluso después de la recuperación Para el estudio, los autores dañaron una pata en moscas de la fruta y luego les permitieron sanar por completo. Descubrieron que incluso después de que las moscas de la fruta se recuperaron, su pata no lesionada se volvió más sensible, una reacción similar al dolor crónico en humanos.

“Después de que el animal resulta herido una vez de manera grave, se vuelve hipersensible e intenta protegerse por el resto de sus vidas”, dice Neely. “Eso es algo interesante e intuitivo.”

Neely y su equipo luego determinaron exactamente cómo experimentan los insectos dicha respuesta.

“La mosca recibe mensajes de ‘dolor’ de su cuerpo que luego pasan a través de neuronas sensoriales hasta el cordón nervioso ventral, la versión de la mosca de nuestra médula espinal. En este cordón nervioso hay neuronas inhibitorias que actúan como una ‘compuerta’ para permitir o bloquear la percepción del dolor según el contexto”, dice Neely. “Después de la lesión, el nervio lesionado arroja todo su contenido en el cordón nervioso y mata todos los frenos, para siempre. Entonces, el resto del animal no tiene frenos en su ‘dolor’. El umbral del ‘dolor’ cambia y ahora están hipervigilantes. Los animales necesitan perder los frenos del ‘dolor’ para sobrevivir en situaciones peligrosas, pero cuando los humanos perdemos esos frenos, nuestras vidas se vuelven miserables.

Necesitamos recuperar los frenos para llevar una existencia cómoda y sin dolor”.

Este tipo de dolor crónico que experimentan las moscas se conoce como dolor neuropático, que en humanos ocurre en condiciones como ciática, herpes zóster, un nervio comprimido, lesiones de la médula espinal o por otros tipos de daño al sistema nervioso. Los pacientes que luchan contra el dolor neuropático suelen informar sensaciones de ardor o punzantes.

Estudios como estos que ayudan a los científicos a comprender la causa del dolor crónico eventualmente podrían llevar a los primeros tratamientos que se centren en la causa, en lugar de aliviar el dolor.

“Lo importante ahora es que sabemos que el paso crítico que causa el ‘dolor’ neuropático en moscas, ratones y probablemente humanos, es la pérdida de los frenos del dolor en el sistema nervioso central”, dice Neely. “Estamos enfocados en desarrollar nuevas terapias con células madre o medicamentos que se dirijan a la causa subyacente y detengan el dolor de forma definitiva.”

El estudio se publica en la revista Science Advances.

About Study Finds

Study Finds sets out to find new research that speaks to mass audiences — without all the scientific jargon. Study Finds has been writing and publishing articles since 2016.

Our Editorial Process

StudyFinds publishes digestible, agenda-free, transparent research summaries that are intended to inform the reader as well as stir civil, educated debate. We do not agree nor disagree with any of the studies we post, rather, we encourage our readers to debate the veracity of the findings themselves. All articles published on StudyFinds are vetted by our editors prior to publication and include links back to the source or corresponding journal article, if possible.

Our Editorial Team

Steve Fink

Editor-in-Chief

Chris Melore

Editor

Sophia Naughton

Associate Editor